Monday, June 12, 2006

CAMPAÑAS para acabar con la Pobreza Extrema y la Desertificación

Así como se plantea:

Estoy inspirado y he ideado un Plan para acabar progresivamente con los flagelos de las crecientes Pobreza Extrema y la Desertificación.

Se trata de fundar la Organización "L@s Amig@s de los Arboles", organización en que todas las personas de todas las edades y condición social pueden participar, plantando semillas de árboles frutales y de nueces en envases desechables aportillados por abajo para luego plantar cuando hayan brotado "Bosques Comestibles", de donde tod@s pueden tomar alimento sin restricciones.

Y la otra, la fundación de la Red de "Comunidades Ecológicas Autosificientes", urbanas y rurales, donde las comunidades de gentes se ocupan de satisfacer independientemente con actividades de agricultura orgánica y tecnologías alternativas de energías renovables sus necesidades alimenticias y energéticas.

Monday, May 22, 2006

Carta al Director Diario EL MERCURIO

Publicada Martes 9 de Mayo de 2006


Crisis energética

Señor Director:

La polémica que se ha generado en los últimos días en “El Mercurio” sobre las opciones existentes para enfrentar la
crisis energética creciente que vive Chile y el mundo —grandes represas hidroeléctricas y plantas de energía nuclear (tecnologías “duras”), versus las alternativas energéticas renovables, como la energía solar, la eólica, la biomasa, la geotérmica y las pequeñas centrales hidroeléctricas (tecnologías “blandas”)— me lleva a querer compartir la siguiente reflexión:

Ante el dilema que plantea la creciente y finalmente terminal escacez de petróleo y demás combustibles fósiles (no renovables y contaminantes), de los que depende absolutamente la sociedad industrial actual en que vivimos para su funcionamiento, se plantea la disyuntiva de continuar por unos años más con el estilo de vida moderno centrado en grandes ciudades alimentadas con tecnologías energéticas duras, colosales y centralistas en lo económico; o de iniciar una descentralización de las poblaciones redistribuidas en asentamientos de pequeño y mediano tamaño, alimentados energéticamente con energías renovables, que la misma gente pueda gestionar y controlar.

Este diferente modelo de sociedad, una descentralizada en lo físico, lo económico y lo político, es, a mi entender, el único genuinamente sustentable y uno hacia el que debemos tender.

Pedro di Girólamo
Ecologista